Nochebuena y Navidad

NAVIDAD

Se acerca la Navidad, un periodo corto pero intenso, entrañable y especial. Un tiempo en el que afloran sentimientos y emociones que hacen que nuestros valores más preciados se potencien. Así vemos cómo los actos de solidaridad, paz y amor se multiplican en estas fechas.

Es una fiesta esencialmente religiosa. Un periodo de júbilo en honor al nacimiento de Jesús, el hijo de Dios. Aunque la Biblia no deja muy claro cuál es ese día, desde el año 350 d.C. se empezó a tomar el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Cristo, por eso se llama día de Navidad, palabra que viene del latín Nativitas, que significa nacimiento.

Otro aspecto que hace de la Navidad un periodo especial es la llamada a la unión de amigos y familiares. Del mismo modo que la vida va separando los caminos de las personas, la Navidad se encarga de reunirlas a todas de nuevo. Es el periodo por excelencia aprovechado por las familias para encontrarse en un mismo hogar y disfrutar de la compañía, conversaciones y anécdotas de los seres queridos. Época de reunirse con los amigos entrañables de los que hemos estado separados todo el año.

Dentro de este ambiente navideño existen fechas concretas que añaden un sentido más familiar, si cabe, a la Navidad. La Nochebuena y el día de Navidad. La noche de fin de año es aprovechada por muchos para cenar igualmente en familia y disfrutar juntos de la salida y entrada de año. Otros, sin embargo, prefieren pasar este momento de despedida del año viejo y bienvenida del nuevo en compañía de amigos.

La festividad navideña no se limita al día 25 y la noche que lo precede, sino que se alarga hasta el día de Reyes, 6 de enero, festividad de la Epifanía del Señor. Y durante todo este periodo, las personas más religiosas acostumbran a dedicar momentos a la reflexión, intentando entender el porqué de sus acciones y las consecuencias que han ocasionado. Cómo mejorarlas es uno de los objetivos de estas reflexiones, además de ahondar en los misterios de la vida. El aumento de momentos dedicados a estas meditaciones reconfortan el espíritu.

NOCHEBUENA

La noche que precede al día de Navidad se llama Nochebuena y es cuando se celebra la misa del Gallo o misa de los pastores. Comienza a las 12 de la noche, es decir que empieza con el comiendo del día 25 por un motivo muy especial, la celebración del Nacimiento de Cristo.

Por qué se le llama misa del gallo es una de las preguntas más recurridas. La respuesta más extendida es que el canto de un gallo coincidió con el nacimiento de Jesús.

Si por algo se distingue la Nochebuena entre los cristianos es por la tradición de sentarse alrededor de una mesa todos los miembros posibles de una misma familia. Pero antes se derrocha cariño en la preparación de una cena que sea del agrado de todos y en la que nunca faltan los dulces típicos de Navidad. Se trata de una cena que no se empieza hasta que todos los comensales estén sentados a la mesa. La duración de la cena de Nochebuena es mucho más larga de lo normal, fruto de las conversaciones y anhelo de la familia por compartir momentos así, que no son posibles el resto del año.

Este mismo objetivo es el que tiene la comida del día siguiente, el día de Navidad. Se trata de los dos días más familiares del año.

Desafortunadamente, este año la pandemia ha destrozado muchas familias. Multitud de personas esparcidas por todo el mundo se han ido por culpa del covid19. Seres queridos que siempre recordaremos y que llevaremos dentro de nosotros. El dolor de nuestros corazones se verá acrecentado al ver las sillas vacías en la cena de Nochebuena y comida de Navidad. Recordemos los buenos momentos que hemos vivido a su lado, las cosas maravillosas que hemos compartido y dentro del dolor que nos asfixia, saquemos fuerzas para seguir adelante y compartir nuestro amor con el resto de seres queridos que nos necesitan y a los que necesitamos.